Martes, 30 Octubre 2012 17:33

8 cosas que sus clientes ODIAN del email marketing

Valora este artículo
(0 votos)
Técnicas de email marketing Técnicas de email marketing Email Marketing, Publicidad, Mercadeo, Técnicas de marketing.

En una casilla de correos saturada de cientos de emails que llegan cada día, lo que menos se quiere son problemas.

Problemas que traen molestias, pero que en general terminan transformándose en odio hacia la marca que los genera.

¿Ha tenido que pelear con una empresa para poder salir de su lista de emails? O ¿Ha tenido que insistir en que nunca se inscribió a esa lista de emails? O lo hizo pero le llegan mensajes sin valor para usted.

 

Estos son los problemas con los cuales uno se enfrenta al tratar de leer los cientos de emails que llegan a su casilla de correos, emails que llenan nuestras casillas con mensajes no solicitados, al azar, e irrelevantes. Y lo malo es que esos problemas que sin duda son una molestia para usted, pasan, al ver que no hay una reacción positiva por parte de las empresas a respetar su privacidad y derechos, transformándose en odio.

 

Sabemos que ninguno de nosotros quiere ser culpable de tal conducta. Así es que para mantener a todos bajo control, hemos compilado una lista de las 8 cosas que sus clientes ODIAN (en realidad, algunas son simplemente ilegales) de lo que hacen las empresas en email marketing.

 

1. Enviar emails a personas que no se han suscrito

La primera regla del email marketing es sólo enviar emails a las personas que lo han solicitado. Si bien las leyes (CAN-SPAM) no son suficientes para evitar a que las empresas no envíen emails a aquellos que no lo han solicitado de forma explícita para recibir emails de usted, los resultados (métricas) debieran serlo.

La tasa de aperturas y clics de personas que realmente se han suscrito son mayores que aquellos que no lo han hecho. Para qué decir el riesgo de que las personas se desuscriban y peor  aún, lo marquen como Spam con todo el problema que eso significa.

Y si nada de eso le hace pestañear, considere la simpatía de su marca. Ya sabes lo que se siente al recibir un email no solicitado.

 

2. Hacer la desuscripción es un proceso difícil.

No importa lo increíble que sean sus mensajes de email,  igual algunas personas van a querer darse de baja. Tal vez ellos no trabajan en la misma industria, tal vez se mudaron a otro país o bien reciben demasiados emails.

Cualquiera que sea la razón, no hay nada más frustrante que desplazarse a la parte inferior de un email y no ver una opción de darse de baja (y otra vez, al no tener opción para desuscribirse en realidad es ilegal).

O peor aún, tratando de encontrar la opción para darse de baja que está escondida con tipo de letra minúscula o bien se desuscribe y luego le siguen llegando emails de esa empresa.

Haga la opción de desuscribirse de forma destacada, simple y que funcione. Usted tiene la oportunidad de decidir si desea dar una buena experiencia o que lo odien.

 

3. Hacer asuntos vagos

El contenido de sus asuntos nunca verán la luz del día si el asunto no es lo suficientemente interesante como para atraer a un clic.

Ahora, no siempre es necesario que el asunto sea enganchador. Lo que necesitamos es que sea relevante. Clever o no, el asunto debe decir a los lectores lo que van a obtener cuando abren el email.

Al mirar a nuestras bandejas de entrada cada mañana, específicamente en el número de emails no leídos acumulados, esperamos ver algo útil.

Debe ser digno de nuestro tiempo para dejar de hacer lo que estamos haciendo y leer ese asunto.

Si el asunto no da ninguna indicación de la relevancia del mensaje, la probabilidad que se abra el email es nula, en consecuencia, se convertirá en una sola cosa; hemos perdido el tiempo.

 

4. Proveer contenido irrelevante

Siguiendo con la relevancia en el asunto, el contenido de su email y la oferta que usted está promoviendo, debe ser algo que el destinatario de su email en realidad quiere recibir.

Y usted probablemente sabe lo que quiere recibir en caso de que haya pasado tiempo en la recolección de información, al segmentar sus listas de emails basado en conductas y la asignación de los contenidos adecuados a cada segmento de su lista.

Pero, lo que algunas empresas hacen, por ejemplo, es un mensaje masivo de10% de descuento en comida para perros, cuando la mitad de su lista de emails sólo posee un gato.

Si el contenido que está enviando no será útil para todos en su lista actual, evite pulsar el botón de envío a todos.

 

5. Bombardear a su lista de emails

Una manera de evitar una avalancha de desuscripciones es trabajar la frecuencia de sus mensajes.

Hay empresas que piensan por ejemplo, que deben enviar exactamente el mismo email prácticamente todos los días por si uno deba evaluar su decisión inicial de no abrir el email la primera vez.

La frecuencia ideal de envío debe ser probada y optimizada por ustedes mismos, no hay manual de corta palos ni gurú que le diga la frecuencia ideal.

Administre su frecuencia y evite enviar el mismo mensaje de forma reiterada para evitar que las personas los termine odiando.

 

6. Enviar emails cada luna llena

La otra cara de la moneda es recibir emails con tan poca frecuencia, que ha uno se le olvida de qué rubro es la empresa. O tal vez se acuerdas de la empresa, pero ha pasado tanto tiempo desde que usted ha oído hablar de ellos... que simplemente no les importa mucho más.

Sus prospectos y clientes necesitan ser constantemente alimentados para mantener el interés en su empresa, recuerde que no hay peor cosa que tener poca frecuencia en la comunicación.

 

7. Enviar emails que no estén optimizados para móviles

Hoy estamos viviendo la revolución del móvil, cada vez más son las personas que revisan sus emails sólo o primordialmente en móviles.

Entonces, ¿Qué se siente cuando abre un email en un móvil y sólo ve un pedazo de ese email y debe estar moviendo con el dedo de derecha a izquierda, de arriba hacia abajo para entender qué le desean informar? ¿Y esa la experiencia es agradable en todos los dispositivos móviles?

Ya es bastante difícil de conseguir que abran y hagan clic a sus mensajes de email, y cuidado que su público es aún más implacable en las pequeñas pantallas de los móviles....

 

8. No revisar y hacer una prueba de los emails antes de enviarlos

Todos somos humanos, los errores ortográficos y gramaticales suceden y son inevitables (leer guía). Sin embargo, la casilla de correos es un espacio muy personal, y no tomarse el tiempo de probar antes de enviar un email, puede demostrar falta de respeto por el valioso espacio en las bandejas de entrada de los receptores.

Por eso revise, y haga que otros corrijan aspectos ortográficos y gramaticales, además que todos los enlaces en el correo electrónico del trabajo, especialmente el enlace a su principal llamado a la acción.

¡Qué fastidio para los lectores y vendedores por igual darse cuenta de que a su oferta estelar de email, no se puede acceder por un enlace roto!

 

Autor de Opinión: 

Alejandro Durán

Fuente: Marketing Hoy

http://bit.ly/T13WLK

Visto 1884 veces
comments powered by Disqus

Newsletter

He leido y aceptado el Convenio de usuario así como la Politica de protección de datos.

Acceso proveedores

Asociados